Salud
Confianza
Consejos
Experiencia


Lo que debe saber el paciente alérgico

 


            Imagen: Stock.xchng

 

La alergia es una hipersensibilidad a una sustancia que si se inhala, ingiere o se toca, produce unos síntomas característicos. La sustancia que produce la alergia, se llama “alérgeno” y los síntomas originados se definen como “reacciones alergénicas”.

Cuando un alérgeno penetra en el organismo de una persona alérgica el sistema inmunitario de esta responde produciendo una gran cantidad de anticuerpos llamados IgE.

La sucesiva exposición al mismo alérgeno producirá la liberación de mediadores químicos, particularmente histamina, que darán lugar a los síntomas típicos de la reacción alérgica.

 

           

 
Los alérgenos más comunes son:
  
-         Polen
-         Ácaros del polvo
-         Hongos
-         Animales domésticos
-         Alimentos
-         Medicamentos
-         Picaduras de insectos
 
Las alergias producidas por ácaros del polvo, animales o alimentos, pueden manifestarse en cualquier época del año; las demás aparecen únicamente en la estación del año correspondiente.
 
Consejos generales.
 
Cada persona debe fijarse en las condiciones ambientales que le rodean (hogar, lugar de trabajo, época del año, contacto con animales, etc) y en los factores desencadenantes de los síntomas, calendario de síntomas, aficiones y antecedentes familiares de alergia. De esta manera, podrá identificar el tipo de alergia que padece y, en general, evitar aquellas situaciones que de forma reiterada provocan reacciones alérgicas.
 
Las personas que tienen alergias reconocidas, además de sus tratamientos específicos, en general, deberían tener estas precauciones en su día a día:
 
-         Limpiar la casa con frecuencia y siempre con aspirador y paños húmedos. Para realizar estas tareas, la persona alérgica debería usar mascarilla y aspiradores con bolsas de grosor doble y filtros en el aire de salida.
-         Recubrir colchones y almohadas con fundas anti-ácaros. Cubrir también el canapé y desechar colchones, almohadas y peluches viejos y/o de lana.
-         Lavar la ropa de cama a más de 60º C cada semana.
-         Utilizar deshumidificadores en casa.
-         Utilizar en almohadas y cojines fibras sintéticas.
-         Ventilar el dormitorio adecuadamente, para evitar la humedad.
-         Evitar cortinas, alfombras y moquetas, sobre todo en el dormitorio de la persona alérgica. Los suelos de madera o cerámica son los mejores para los alérgicos.
-         Tener el mínimo de muebles y adornos en el dormitorio, con el fin de facilitar la limpieza y evitar la acumulación de polvo. Retirar especialmente las estanterías con libros.
-         Utilizar periódicamente productos acaricidas y kits para la determinación del contenido de ácaros en el polvo de la casa.
-         Evitar vivir en primeras plantas de pisos y en sótanos.
 
Recomendaciones para los distintos tipos de alergias.
 
1.- Alergia al polen.
 
Se manifiesta con rinitis, estornudos, secreción nasal, picor, lagrimeo y picor ocular.
 
-         Usar humidificadores y acondicionadores de aire con filtro anti-polen.
-         En los viajes en coche, no tener las ventanas abiertas.
-         En casa, mantener cerradas las ventanas a primera hora de la mañana y al atardecer (son los periodos de mayor polinización).
-         Ducharse y cambiarse de ropa al volver a casa (el polen puede haberse depositado sobre el pelo y la ropa)
-         Ir a lugares donde haya baja concentración de polen.
-         Evitar los factores irritantes como el humo, el polvo, los sprays o los insecticidas.
 
Existen reacciones cruzadas entre polen y alimentos. “Reacción cruzada” significa que los alimentos tienen entre sus componentes, estructuras similares a las de las plantas que producen la alergia, y al ingerirlos se sufren reacciones alérgicas similares; por tanto, en épocas de polen, debe evitarse ingerir dichos alimentos. Conviene tener en cuenta lo siguiente:
 
Gramíneas:       Presentan reacción cruzada con tomate, cítricos, trigo, melocotón, kiwi, melón, sandía, cereza, ciruela, almendra, cereales.
 
Parietaria:         Presenta reacción cruzada con mora, albahaca, ortiga, melón, cereza.
 
Corníferas:        Presentan reacción cruzada con chicoria, manzanilla, plátano, aceite de girasol, apio, perejil, zanahoria, hinojo, miel.
 
Abedul:            Presenta reacción cruzada con manzana, pera, melocotón, almendra, fresa, ciruela.
 
2.- Alergia a los ácaros del polvo.
 
Los ácaros prefieren para vivir los ambientes cálidos y húmedos y se nutren de fragmentos biológicos con, por ejemplo, las descamaciones microscópicas de nuestra piel. Los ácaros viven y se proliferan en abundancia en nuestras casas y especialmente en colchones y cojines. Los ácaros no viven en bajas temperaturas ni por encima de 1500 metros, por lo que las vacaciones en alta montaña son aconsejables para estos alérgicos.
 
-         Limpiar regularmente con aspirador que lleve filtro anti-ácaros.
-         Los sistemas de aire acondicionado deben ser cerrados o estar dotados con filtro de aire, que deberán cambiarse con frecuencia, al menos cuatro veces al año.
-         Limpiar el polvo con bayetas húmedas y si es la persona alérgica quien limpia, hacerlo con mascarilla y cubrir la cabeza.
-         Evitar todo cuanto pueda acumular polvo, especialmente en el dormitorio (moquetas, alfombras, peluches, libros).
-         Utilizar colchones y cojines de látex, o recubrirlos de materiales sintéticos, no porosos e impermeables para ácaros.
-         Utilizar sábanas y cubrecamas que puedan lavarse a más de 55º, a estas temperaturas los ácaros no viven.
 
3.- Alergia a los animales domésticos.
 
Las sustancias derivadas del pelo y piel de animales pueden provocar importantes alergias. Entre los animales domésticos, los gatos son estadísticamente los que más riesgo de alergias conllevan, cuando se vive en estrecho contacto con ellos. Las reacciones alérgicas a los animales se manifiestan con síntomas respiratorios (tos, estornudos, picor, lagrimeo) y a veces con manifestaciones cutáneas importantes en forma de eritemas (erupciones). Además de los gatos, están perros, caballos, conejos y hamsters, como responsables de alergias. Como consejos a seguir:
 
-         Lo mejor es no tener el animal cerca.
-         No dejar entrar al animal en sala de estar ni dormitorio.
-         Limpiar regularmente el pelo del animal y el lugar que más habita.
 
4.- Alergia a los alimentos.
 
Cerca del 15% de la población manifiesta alergia o intolerancia a determinados alimentos. Alergia o intolerancia alimenticia tienen sintomatología parecida, pero solamente en la alergia está involucrado el sistema inmunológico y los primeros síntomas aparecen al minuto de ingerir el alimento.
 
Las reacciones típicas de esta alergia son:
 
-         En la boca: inflamación.
-         En aparato digestivo: diarrea, vómito.
-         En aparato respiratorio: síntomas asmáticos.
 
Las alergias más comunes son: Leche, huevos, pescados, mariscos y frutos secos, especialmente cacahuetes.
 
Existen infinidad de reacciones cruzadas entre alimentos:
 
Zanahorias:       Con apio, anís, manzana, patata.
Cereales:          Con trigo, centeno, cebada, avena, maíz, arroz.
Merluza:           Con anguila, salmón, trucha, atún.
Ajo:                  Con cebolla, espárrago.
Guisantes:        Con lentejas, regaliz, brotes de soja, judías, avellanas, hinojo.
Melocotón:        Con albaricoque, ciruela, plátano.
Gambas:           Con cangrejo, langosta, calamar.
 
5.- Alergia a los medicamentos.
 
En ocasiones algunos fármacos pueden provocar reacciones alérgicas. Alrededor del 5% de la población sufre este tipo de alergia. Las personas alérgicas a algún medicamento, deben evitar dicho medicamento y deben informar al especialista de cualquier otra reacción que pueda aparecer a cualquier otro medicamento.
 
Medicamentos que pueden provocar este tipo de reacciones:
 
-         Antibióticos
-         Analgésicos
-         Anestésicos locales o generales
-         Relajantes musculares
-         Medios de contraste iodados
-         Vitaminas
-         Otros
 
Debe considerarse la posibilidad de presentar reacción alérgica por ingesta de algún alimento y deberse a medicamento, puesto que especialmente los animales, pueden haber sido tratados con medicamento (por ejemplo: leche de vaca; tratada la vaca con antibiótico).
 
6.- Alergia a las picaduras de insectos.
 
Se debe normalmente a sustancias tóxicas que se inyectan con el veneno de los himenópteros (avispas y abejas). No es una alergia común, afecta al 1% de la población, pero es una de las más graves. Origina cuadros de anafilaxia en los que existen bastantes riesgos de mayores complicaciones.
 
Algunos consejos para evitar picaduras:
 
-         Evitar salir al campo en primavera y verano.
-         Evitar andar descalzo.
-         No utilizar ropas de colores vistosos o flores al salir al campo.
-         Mantener los cubos de basura bien cerrados.
-         No ahuyentar al insecto si está cerca.
-         En caso de picadura, alejarse del lugar donde se ha producido.
 
7.- Nuevas alergias.
 
Últimamente están apareciendo alergias poco comunes, y es debido a la introducción en nuestra vida cotidiana de materiales que hasta ahora no eran tan utilizados y extendidos: níquel, látex, etc.
 
8.- Alergia al anisakis.
 
Parásito del pescado; la reacción alérgica aparece a los pocos minutos de haber ingerido el pescado y suele producir inflamación y picor de boca y labios, e incluso síntomas de ahogo. En algunos casos puede desencadenar un choque anafiláctico (bajada de tensión arterial, dificultad para respirar, hinchazón general).
 
Prevenir esta alergia, congelando el pescado durante 48 / 72 horas.
 
___________________________________________
 
 

A continuación dejamos una herramienta con la que se puede consultar los niveles de pólen en las diferentes ciudades de España.

   

 

SELECCIONA TU CIUDAD Y EL ALÉRGENO QUE QUIERES CONSULTAR

 
 

Conoce más información sobre las alergias